Diana, Diego y el autismo

diana diego y el autismo
Una de las experiencias más difíciles ha sido escuchar a los adultos aconsejando a sus hijos que no se junten con el niño “enfermito”, la falta de inclusión en las escuelas y la falta de motivación de muchos docentes por aprender nuevas estrategias de enseñanza, son algunos de los retos que hemos enfrentado como familia.

Hola, soy Diana. Mi hijo es Diego David Montemayor González y está en el espectro autista.

Para mí el autismo es una forma diferente de vivir la vida. Más feliz.

Mi hijo fue diagnosticado cuanto tenía 1 año 8 meses. Lo que observabamos en su contducta era que no gateó, decía 3 monosílabos: ma (mamá), pa (papá) y fa (Faty, su tía cuidadora), Y aleteaba.

Me sentÍ triste y frustrada porque tenía expectativas puestas en él.

P. ¿Podrías compartir dos experiencias difíciles que hayas vivido relacionadas al diagnóstico de tu hijo/hija?

La soledad. La genetista nos recomendó No decir a nadie de el diagnóstico de XFragil así que mi esposo y yo por 2 años vivimos ahogados en nuestros sentimientos sin redes de apoyo y recibiendo todo el tiempo consejos de cómo educar a un “niño chiflado”.

Angustia e incertidumbre . La hermanita de él tenía apenas 2 meses de nacida cuando recibimos el diagnóstico y pensábamos que ella también podría tener el síndrome. La expectativa que nos dió la genetista del diagnóstico de Diego era que no hablaría, que se comportaría como un “animalito” y que se podría comer o jugar con su popo.

P. ¿Cómo familia a qué retos se han enfrentado?

Los retos a los que nos hemos enfrentado como familia son la discriminación de los adultos aconsejando a sus hijos que no se junten con el niño “enfermito”, la falta de inclusión en las escuelas y la falta de motivación de muchos Docentes por aprender nuevas estrategias de enseñanza.

P. ¿Consideras que alguno de tus otros hijos ha vivido el autismo de forma “difícil”?, ¿por qué?

R. Creo que sí, sobre todo en la infancia donde la hermanita también necesitaba tiempo y atención pero tuvo que ceder o compartir SU tiempo para el hermano. Ella aprendió a caminar en un consultorio esperando a que saliera su hermano de terapia… así eran sus tardes por muchos años. Hoy es diferente pues ya son adolescentes y él la cuida y protege de todos, incluso de su papá. Ella siempre ha sido protectora “a distancia”.

P. Si tuvieras la oportunidad de compartir algo al mundo relacionado al autismo ¿que sería?

R. Que les demos un trato por igual empezando por nosotros sus padres. Demos el ejemplo de cómo tratarlos porque ellos pueden y son igual que cualquier persona. Solo son más amorosos, más divertidos y despreocupados. Y cada uno aprende a su ritmo. Nunca dejemos de trabajar con ellos la INCLUSIÓN, respeto y tolerancia.

P. El 2 de abril se conmemora el día internacional del autismo, ¿cómo te gustaría conmemorarlo?

R. Nos gustó en una ocasión conmemorar ese día con una batucada, con playeras azules, antifaces del capitán America (azules con la “A”), pancartas y caminando por el Barrio Antigüo. Al terminar el recorrido tocó un grupo musical y los chicos bailaban o tocaban. Podría también haber una exposición de pintura o trabajos de los chicos para que la gente vea que los talentos también se pueden desarrollar en ellos.